domingo, 22 de diciembre de 2013

Mi primera vez: Raluy&Fernández


La primera vez que crucé el charco en dirección a la península, para participar en una prueba de marcha atlética con categoría de nacional, fue en mayo del año 1.990.
 
Era un encuentro cuadrangular de la Segunda División del Campeonato de España de Clubes que se disputó en Sevilla.
 
La alineación titular del CAI de Gran Canaria, para los 10 kilómetros marcha en pista, fuímos Marcos Raluy y yo.
 
Por entonces, aquella quinta estrenaba la mayoría de edad.
 
Hoy, en cartelería luminosa, podríamos tener un negocio de vaya usted a saber que, bajo el rótulo de "Raluy&Fernández" o "Fernández&Raluy". Bueno, eso ya lo discutiremos dos días antes de abrir.







 

lunes, 16 de diciembre de 2013

"....pero si me dan a elegir...."

Tirando, a mi manera, de la letra de la canción de Sabina, si a mi me diesen a elegir, no escogería ser taxista en Nueva York, ni flautista en Hamelin, ni ahorcado en el Titanic, ni pintor en Montparnesse.

Tampoco elegiría, aunque no tienen desperdicio, fotógrafo en play boy, ni guapo en un culebrón.

De hecho, ni tan siquiera optaría por ser un pirata cojo con pata de palo, parche en el ojo y cara de malo.

Realmente, si me dan a elegir, quisiera ser participante en las finales olímpicas de los 50 kilómetros marcha de Roma 1.960 y Tokyo 1.964, calentar con Abdón Pamich y charlar con Donald Thompson.

Esto es lo que un amigo mío, Fran Fajardo, denominaría "pasión por la marcha".

Y ahora, que yo ya le he dicho que quiero ser de mayor, dígame usted a mí, a título olímpico, ¿hasta cuando cree que la marcha fue caminar a toda ostia dentro de unos Juegos?

viernes, 29 de noviembre de 2013

Tragicomedia autobiográfica de bajo coste

Tragicomedia autobiográfica de bajo coste, encuadrable dentro de la corriente de cine de autor y grabada prácticamente a golpe de móvil.
 
Narra la vida de una pareja anónima cuya vida cambia cuando un platillo volante con dos marcianos dentro aterriza en la azotea de su casa.
 
Lleva más de veinte años grabándose y sus directores mancomunados, que hacen las veces de guionistas, de extras y, hasta de productores, aún no han sido capaces de ponerle ni un simple título.
 
Del material suelto que se puede ver por ahí, lo mejor es la chica.
Cosas del cine. Ya saben. No todo es glamour.
 
 

domingo, 17 de noviembre de 2013

Sufre!

Junio de 1.991.
La Manzanilla (La Laguna)
Campeonato de Canarias absoluto de atletismo en pista al aire libre y I Campeonato de Canarias junior.
 
18:30 horas.
 
A las 18:00 se había dado el pistoletazo de salida a la prueba de los 10 km marcha en pista. Se celebraban por la calle 5. Labrador lidera la prueba y termina venciendo con holgura. Un test dentro de su preparación para los 50 km. marcha del Campeonato del Mundo de Tokyo´91.
 
Marcho en segunda posición. He salido a un ritmo suicida, sin referencias por la calle 5, buscando el objetivo de bajar mi propio record provincial sub-19 de la semana anterior en el Martín Freire. 46´47:2.
 
El pinchazo, a la media hora, es importante. En la agonía de esa solitaria calle 5 y de la prueba de marcha que, mejor que ninguna otra de las que componen el programa atlético, hace honor al dicho de "la soledad del fondista", se acerca sutilmente una figura solemne.
 
Es un gesto prohibido. De complicidad.
 
El juez me grita, allí donde nadie nos ve: "Sufre!".
 
Una sola palabra. Una palabra de Ley.

Sigo marchando. Sufro de verdad y acabo casi tres minutos por encima de la marca de la semana anterior. Una de tantas curas de humildad. De esas de las que siempre concluye uno alguna lección.
 
Ramón Domínguez Valerón cumple estos días treinta años como Juez de Atletismo. 30 años educando en valores. Primero en Gran Canaria. Ahora en Fuerteventura.

domingo, 10 de noviembre de 2013

Caballero, ¿con tarjeta o en efectivo?

- Buenos días, quiero ir a China, a una carrera.

- ¿Con o sin medalla?

- ¿Cómo que con o sin medalla?

- Pues eso. Que puede usted ir encargando ya su medalla.
 
- Pero, si aún no se ha disputado la prueba.
 
- Sí, ya. Pero ahora se puede. Es un nuevo servicio al cliente.

- Vaya, no tenía ni idea. ¿Y cuánto me cuesta con medalla?

- Dos mil doscientos euros.

- Venga, la compro.

- ¿Quiere podium?

- Pódium. Sería mi primera vez. ¿Cuánto más me cuesta?

- Espere. Puedo hacerle un 10%. Veamos, cien euros más.

- Venga, compro también el pódium.

-¿Quiere dos chicas que le besen en las mejillas?

- Eso estaría bien. ¿Cuánto?

- Con un 25% de descuento, otros ciento veinte euros. Sesenta por chica.

- Vale, también con dos chicas.

- ¿Himno?

- Joder, usted me cobra por todo, oiga!

- Le decía que si quiere himno.

- ¿Cuánto?

- Cien euros más, descuentos incluidos.

- Venga. Joder, me va a salir un ojo de la cara: medalla, podium, chicas e himno.

- El himno, ¿con o sin letra?

- Es el de España.

- Ese no lleva letra, es más barato. Sale a cincuenta euros el pase. Diez segundos.

- Bueno, vale, total. Que sea con el himno de España de fondo.

- Entonces le hago el pedido en firme?

- Refrésqueme primero cuanto me sale todo.

- Viaje, medalla, podium, las dos chicas para el beso y la foto, y el himno sin letra suman... dos mil quinientos setenta euros.

- Pues venga. Total. Una vez en la vida.

- Caballero, ¿Con tarjeta o en efectivo?


Con Svensson y Borsch. Pódium M35 del Campeonato de Europa de 30 km Marcha ruta de 2009.

domingo, 3 de noviembre de 2013

de cuando hacíamos 50 kilómetros de marcha atlética


Eran otros tiempos. Nos preparábamos durante todo el invierno con un único objetivo: los 50 km del Campeonato de España de marcha atlética en ruta.

Lo normal era que los ocho profesionales del momento se jugasen las tres plazas olímpicas y las dos restantes de la Copa del Mundo. El resto, hasta cerca de la treintena, teníamos distintos objetivos, priorizando el de ACABAR.

Y digo que eran otros tiempos no por que los atletas de antaño hoy ya no hagamos las marcas que hacíamos, ni nos dediquemos con el ímpetu y exclusividad de tiempo libre de entonces. Eran otros tiempos porque el último Campeonato de España de 50 km marcha se celebró, al parecer, en marzo de este año y en suelo portugués.

Los 50 km han muerto; larga vida a los 35 km.!

domingo, 27 de octubre de 2013

Ese ridículo reglamento

 
 Esta es una pizarra con las tarjetas de descalificación de la prueba de 20 kilómetros marcha del Campeonato de Mundo de Veteranos que se está celebrando estos días en Brasil.
 
El símbolo < responde a la flexión de la pierna desde que toma contacto con el suelo hasta su paso por la vertical. Según el reglamento la pierna debe estar recta, en todo momento de este recorrido de contacto-tracción-relajación, hasta la fase de impulsión de la nueva zancada.
 
Hay otro motivo para descalificar a un atleta, la suspensión, el correr y desplazarse, bajo la modalidad de marcha atlética, vamos participando en marcha y saliendo en acta de marcha, con fase de vuelo, como si de un maratoniano se tratase.
 
El caso es que los marchadores veteranos no suelen correr en distancias de 20 kilómetros. Imagino que ello se debe a una mezcla explosiva entre las limitaciones musculares propias de nuestras edades y, entiendo también, por mera ética, tradición, conocimiento histórico y respeto a la prueba.
 
Me resulta muy curioso ver como esta pantalla está llena de tarjetas, tratándose, como se trata, de un evento para no profesionales. Gente que, con mucha ilusión,  gasta mucho de su dinero e invierte mucho de su tiempo, para irse muy lejos a marchar un 20 kilómetros.
 
Ya no curioso, sino ciertamente irritante, me resulta el ver como los profesionales terminan todas las pruebas de marcha del circuito mundial sin ser marchadores, sino meros corredores camuflados con máscaras de carnaval veneciano.
 
En la foto de aquí al lado se puede ver como marchan los veteranos. Y es que marchan de verdad. Vamos, en doble apoyo.
 
También es cierto que, si fuésemos jueces de marcha y tuviésemos que aplicar ese clasista y, si me apuran, ario reglamento, tendríamos que descalificar a estos dos señores. ¿Motivo?. Pues no sé. A falta de motivo, pongamos que el de delante lleva una cinta blanca en el pelo y que el de detrás usa guantes amarillos.
 
Tal como dice un buen e influyente amigo mío, en el ejercicio del sentido común y cierta experiencia en esto del caminar a toda ostia, "antes se marchaba conforme al diccionario y ahora en base a un reglamento".
 
A ello yo añado, por verme en la obligación de ello, a un estúpido reglamento!
 



sábado, 26 de octubre de 2013

La Unión Deportiva

Alineación de la Unión Deportiva Las Palmas de principios de los 80.

La de futbol no. La de atletismo, por supuesto.

Por entonces yo estaba en las categorías menores. Aún conservo la camisa y el chandall.

El mejor atletismo grancanario de siempre. Sin duda.

viernes, 25 de octubre de 2013

El Administrador

Todo depende de él.

Es el administrador único de la sociedad mercantil F.C. Barcelona.

¿Qué hacer?. ¿Cuándo hacerlo?. ¿Cómo hacerlo?.

No recuerdo si era Bilardo, o el propio Menotti, el que decía los sábados por la mañana lo de "Hoy estoy feliz. Esta tarde Diego estará en la cancha".

Mañana será sábado y Xavi estará en la cancha: Fútbol de patio de colegio: Prohibido rifar el balón.

Campeonato de Francia de 50 kilómetros marcha en ruta. Domingo 27 de octubre. Corcieux

¿Acaso sea ésta una de las últimas pruebas de marcha atlética con cierta participación y credibilidad que quedan en todo el mundo?
 
 
 
 

martes, 22 de octubre de 2013

Mi particular visión de la historia azulgrana

Los aficionados a la carrera a pie (no se me ocurre otra descripción más apropiada para evitar el estúpido anglicismo runner), mayoritariamente, echan pestes del futbol.
 
Ya antes de hacer los cursos elementales de formación en atletismo, a principios de los noventa, sabía uno, por mera lógica, que el atletismo es la base de todos los deportes. Hay atletismo en el tenis, en el baloncesto, en el balonmano y, por supuesto, en el futbol. Si me apuran, diría que hay atletismo hasta en la práctica del sexo.
 
El fútbol es un arte sobre la base del atletismo.
 
De niño, en mi cabeza no había otra cosa que fútbol y atletismo, sin orden preferencial durante mucho tiempo.
 
La generación del Madrid de las Cinco Copas de Europa fue una generación eminentemente madridista.
 
Igual pasó con la de la Quinta del Buitre. Muchos de mis contemporáneos eran también del Madrid.
 
En cambio yo, que visto hoy en día desde una perspectiva autobiográfica, no he hecho otra cosa en mi vida que nadar contracorriente, salí del Barça.
 
Y, al igual que con mis orgullosos treinta años de marcha, del Barça recuerdo tanto la historia reciente como aquellas grandes decepciones de los ochenta y, por supuesto, el paso del mejor jugador del mundo.
 
El secuestro de Quini en el 81, la llegada del Pelusa en el 82 (aún recuerdo el gol al Madrid en la final de Copa, cuando regateó a Sandokán Juan José junto al palo de la portería) y la final de Copa de Europa perdida en Sevilla, en mayo del 86, ante el Steaua de Bucarest a los penaltis.

 De cuando perdimos la final de la Copa de Europa del 86 en Sevilla, ante el Steaua de Bucarest.
 
No siempre las cosas fueron como ahora. Por eso yo he sido, soy y seré del Barça, sin oportunismos temporales.
 
Esta noche Milán-Barcelona. Un clásico de la Copa de Europa. Ahora la llaman Champions. Putos anglicismos.
 






domingo, 20 de octubre de 2013

Dos son multitud...

Al principio, estaba yo solo, como Juan Palomo.
 
Ahora ya no: "culo veo, culo quiero".
 
Habrá que adaptarse, supongo.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 



lunes, 14 de octubre de 2013

Cambios de hora

Paco debió de entrar a las siete y diez, pues terminó a las ocho menos veinte. Son clases de media hora. Creo que tenga parálisis cerebral. A pesar de conocerlo hace años ya, hoy hablé con él por primera vez, y me quedé ciertamente sorprendido de su facilidad.
 
Adrián tuvo su clase de 19:40 a 20:10, al salir Paco.
 
Antes habíamos jugado "al toque a ras de hierba", lo que se pudo, entre actividad y actividad. Los profesores que le enseñen todo lo demás; del fútbol me encargo yo.
 
Y, esperando a que Adrián terminase, que llega David. Tiene Síndrome de Down. El tío es del Madrid. Lo caté la semana pasada mientras hablaba con otro estudiante. Ser del Madrid es algo que hasta puedo llegar a entender: nadie es perfecto.
 
En esto que David ve pasar a un chico corriendo escalera arriba, para llegar a la segunda planta de la Escuela Municipal de Música, y me pregunta:

- Pepe, ¿por qué corre?
- No lo sé David. Imagino que estará mirando el reloj y lo hará porque llega tarde a algún lado.
- Pero no debería correr Pepe. Se puede matar.
- Cierto David. Llevas razón.

Musicoterapia, allí donde todo el mundo es feliz.

sábado, 12 de octubre de 2013

8

Hace unos días le regalaron, a mi hija Emma, un juego de preguntas. Ya sabe, uno de esos juegos que se basan en el nivel de conocimientos generales que adquieren los niños de primaria en la escuela. Un juego de los que, gente como yo, no ganará una partida en cinco años.
 
Una de las preguntas rezaba así:
 
- "¿Qué Fiesta Nacional se celebra en España el día 12 de octubre?"
 
A lo que mi hija contestó:
 
- "Mi cumpleaños. Vaya tontería de pregunta!"
 
Hoy es 12 de octubre y Emma, la niña de mis ojos, cumple 8 años.

miércoles, 9 de octubre de 2013

Tomando café en Sardina del Sur.

Las tardes de los lunes y de los miércoles, entre las seis y las siete, suelo bajar a la cafetería de la gasolinera de Sardina del Sur.
 
Allí me quedo en el coche, con mi cafelito en vaso plástico de usar y tirar, mirando para el mar, a la altura de Pozo Izquierdo.
 
Mientras espero a que Adrián, mi mejor amigo,  termine sus actividades para redondear el día con unos tres cuartos de hora de malabares futbolísticos, enciendo la radio y busco la 102.2. A esta hora suele haber jazz.
 
Eso con la derecha, lo de sintonizar la radio digo.
 
Al tiempo, y con la izquierda, voy abriendo un ejemplar de la Genealogía de la moral de Nietzsche.
 
A la media hora me doy por vencido y apago la radio. Tan solo soy un hombre.

lunes, 7 de octubre de 2013

Lo de correr, no se puede hacer de cualquier manera

El departamento de marketing ha visto un filón en la tendencia a cuidarnos, ir al gimnasio, sacar la mountain bike y, en nuestro caso, CORRER por las Avenidas Marítimas de las distintas playas del litoral.
 
Departamento de marketing hay en los grandes almacenes de la esquina, en la multinacional de las zapatillas chulas, en el Gobierno Autonómico, en el Cabildo Insular, en cada uno de los ayuntamientos y en cada uno de los clubes y asociaciones deportivas.
 
Cada departamento de marketing pretende hacer caja con los que salen a correr "tres veces en semana" por las avenidas marítimas, los parques públicos ó alguna carretera secundaria, ofertándoles, entre tres y cuatro veces al año, el servicio "CORRA, BEBA Y VÍSTASE POR TAN SOLO 20,00 €".
 
Si tiramos de calculadora, teniendo en cuenta que puede haber unos 40 ó 50 departamentos de marketing y que cada uno pretende ofertarnos entre tres y cuatro servicios anuales, nos vamos a una oferta potencial mínima de unas ciento y tantas pruebas de correr en asfalto y montaña.
 
Es una moda. Tenemos una fábrica local que, cada año, licencia un nutrido grupo de especialistas en educación física. Y esto es un territorio insular, acotado por los cuatro costados. Hay profesionales y se trata, entonces, de crear una demanda inexistente para tanta oferta.
 
A falta de una creatividad distinta a la inercia actual, emulamos la organización de carreras que vemos en todo el planeta.
 
Y así vamos llegando, paso a paso, a este contexto en el que nos movemos hoy: el atletismo, entendido como tal, importa una mierda. Lo que importa es hacer caja. Vendamos dorsales, vendamos camisetas, gorras, botellas de agua, estancias, manutenciones. Vendamos todo lo que podamos. Sin línea de crédito. Los corredores no son de fiar. No traen referencias. Cobrémosles de contado. Hagamos caja pues.
 
Y heme aquí, intentando desdecirme a mí mismo y a la centena de veces que he pensado, comentado y escrito que atletismo no hay más que uno. Que eso de popular, federado y profesional no son más que capas de la misma corteza.
 
¿Por qué?. ¿Qué me lleva a retractarme?.
 
Fácil. Lo de correr no se debe hacer de cualquier manera. Todos deberíamos tener a mano un manual de lectura rápida a propósito de eso de CORRER. Un manual como esos que ahora traen los móviles (uno con cien páginas que yo, personalmente ya nunca leo, y otro básico, de doce páginas, para que podamos chatear con el nuevo celular en tres minutos).
 
Para ponerse en la línea de salida de una carrera el domingo hay que conocer qué es correr, cuándo debe hacerse, qué código deontológico debe respetarse y, sobre todo, donde está ese umbral mínimo que, en el silencio de la "soledad del corredor de fondo", debemos auto exigirnos a nosotros mismos.
 
Cada uno debe sopesar la conveniencia de ponerse un dorsal "trotando a seis el mil" ó corriendo como un "caballo desbocado a tres minutos por kilómetro". Ahí yo no entro, simplemente porque ni puedo, ni debo, ni usted me lo permitiría.
 
Ahora, eso sí. Piense si le merece la pena pagar quince, veinte ó treinta euros para que le den una camisa de uniforme colegial, todas iguales, y le pongan a correr en grupo al ritmo que usted lo haría, señorialmente y en soledad, como lo hace cada una de las tres ó cuatro tardes que sale en semana a ponerse en forma y despejar la cabeza.
 
Mientras usted no piense en la hipotética no conveniencia de este acto, más lúdico-festivo-social que deportivo, seguirán haciendo caja con su lícita y legítima motivación por el correr.
 
Cuando me tocó cumplir los famosos 35 años que nos otorgan la "Licencia Bond" para correr y marchar por todo el mundo enfundados en una ropa del equipo nacional de atletismo, sin pasar por ningún riguroso proceso de selección, me marqué una raya sagrada. Si quería representar a la escuela española de marcha, debía autoseleccionarme yo mismo:
 
"Marcheta, si no bajas de 50´00"00 (10 km marcha), de 24´00"00 (5 km marcha) y consigues una medalla en los nacionales, ni se te ocurra autodenominarte internacional".
 
Y así me motivé durante todo el año 2007. La consecución de cada uno de aquellos objetivos parciales me otorgaron el mínimo de beneficio de la duda que necesitaba para convencer, a mi estúpida "moral", y sacarme el billete para el Campeonato del Mundo de atletismo master.
 
Ya sabe, aunque nos oferten el oro y el moro, somos nosotros los que debemos demostrar respeto por el deporte que practicamos. Antes de ponerse el dorsal piense: ¿Realmente sé un mínimo de lo que estoy haciendo?
 
Le recomiendo que pruebe usted a autoseleccionarse y, mientras vea que no cumple los requisitos mínimos que se ha impuesto, lleve esos quince, veinte o treinta euros semanales a "Cáritas y/o similares" o compre un buen abrigo y una hamburguesa a quien sepa que le hace falta.
 

 
 Grupo de marchadoras y marchadores españoles M35 a M50 participantes en el Campeonato de Europa de Veteranos de 2008 (Ljubljana-Eslovenia)

domingo, 6 de octubre de 2013

100 kilómetros marcha

Bertrand Moulinet, al que aquí se le ve con el dorsal 2, participó tanto en los Juegos Olímpicos de Londres como en el último Campeonato del Mundo de Moscú para atletas profesionales en las dos distancias olímpicas de marcha atlética. HIzo en ambos casos primero los 20 km y luego los 50 km.

Este fin de semana se acaba de proclamar Campeón de Francia de 100 kilómetros marcha con una marca de 8 horas y 50 minutos, con pasos de 4h36´ y de 4h14´ en cada parcial de 50 km.

El tiempo que necesitó Moulinet para ganar esta edición del nacional francés de 100 km es, a su vez, nuevo record de Francia.

Estas son las distancias de la marcha pura. De hecho, ni yo mismo soy marchador, más que de ligas, entrantes y canapés.

jueves, 3 de octubre de 2013

12

Hoy ha sido el cumpleaños de mi mejor amigo.
 
Desde que nos conocimos nos hemos hecho inseparables. El nota es del Barça y jugamos al futbol juntos muchas tardes.
 
Es un tío de buen comer y le gustan los coches caros.
 
Muy preocupado por sus negocios, siempre anda teléfono en mano, al tanto de lo que se cuece en sus inversiones financieras.
 
En esta foto se puede apreciar todo ello al mismo tiempo.
 Adrián Fernández, 12 años.

lunes, 30 de septiembre de 2013

"Chico Listo" y su histórica marca de 7 de 9.

 
"El Tomás”
 
 
El poeta grancanario Tomás Morales dio nombre, entre otras tantas cosas, a un instituto ubicado en la calle de igual denominación, en la capitalina Las Palmas de Gran Canaria.
Allí , en aquel instituto, hice mi bachillerato, como mandaban los cánones de la época. Los dos primeros cursos del antiguo B.U.P., en las materias que se entendían genéricas por entonces y, el tercero de bachillerato y el C.O.U. en lo que se denominaba la rama de ciencias. Recuerdo que esto significó, entre otras cosas, que solo estudié un año el latín, otro filosofía y solo tuve dos cursos de lengua y literatura española.
Da la impresión de que, en una innecesaria comparativa entre generaciones, el bachillerato de por entonces era infinitamente más duro que su equivalente en la actualidad.
Aquellos horarios eran, poco menos, que los de un trabajador a jornada completa en turno de mañana y tarde.
A las 08:30 de la mañana el timbre sonaba. De allí no se salía hasta las 14:00 horas. Y, entre dos y tres tardes, tocaba de 16:00 a 19:00 horas la segunda tanda. Al llegar el COU, con menor número de asignaturas, las tardes desaparecían.
Empecé con mal pie en el primer año de bachillerato. No había cumplido aún los trece años y, con una mente y un cuerpo, más pendientes de lo que hacían el Barça de Maradona y la Unión Deportiva de Koke Contreras el domingo, que de las matemáticas y la física del lunes, me encontré rodeado de verdaderos hombres y mujeres.
Aquello fue pura supervivencia. Eran nueve materias las que se cursaban en 1º de BUP. De ellas, en el primer trimestre, suspendí siete  porque el cura, que se llamaba Don Leonilo, habló con Dios para, sin él tener que extralimitarse, poderme aprobar el parcial religión. De no haber tenido Don Leonilo esa conversación con el más allá, hubiese cateado ocho para arrancar.
Y, ese primer boletín de notas hizo que me bautizaran, mis compañeros más cercanos, como “chico listo”.
Huelga comentar que  lo único que aprobé, además de religión, fue educación física. Y ésta por mí mismo, sin ayuda celestial. Mera cuestión de dignidad. Se trataba simplemente de hacer el famoso test de Couper a toda leche y de permanecer callado y sumiso el resto del tiempo. Vamos, chupáo (lo de estar callado) para un tío como yo, por entonces.
Lo curioso del tema fue que, como si de una remontada de esas que se marcaba el Madrid de la Quinta del Buitre en Copa de Europa, a pesar de arrancar el curso con siete suspensos, comencé a mejorar los parciales: cinco cates en el segundo trimestre, tres en junio y dos en septiembre. Permanencia matemática en división de honor, esto es, pasar a 2º de BUP. Aún recuerdo un parcial de “10” en estadística, en ese tercer trimestre, que generó ciertas sospechas sobre mi honorable persona. Sospechas infundadas evidentemente. Nunca, al igual que con los apuntes de Bárcenas, se pudo demostrar nada.
En segundo también me defendí del descenso e incluso saqué la asignatura que arrastraba de mi histórico, por extremadamente negativo, arranque en el instituto el año anterior. Pasé limpio a tercero.
Fue ya en este tercer año cuando, ante la tesitura de elegir, opté por las ciencias y las continué en un COU de Ciencias Puras.
Pero, retomando el tercer y último año del BUP uno, que siempre tuvo cierta dignidad, al tiempo que esa rara costumbre de ponerse objetivos alcanzables, pensó que ante tanto “suficiente” como había en aquella hoja de servicios llamado Libro Escolar, había que adornarlo aunque fuese con una única nota brillante.
La asignatura apropiada para ello era la educación física. Sí, se qué pensarán que menuda asignatura escogí pero, si ustedes hubiesen estado en la escuela de idiomas al tiempo que cursando el bachillerato, ¿acaso no hubiesen optado, para un reto como éste, por el inglés ó el alemán?.
 Y no paré hasta que saqué el jodido sobresaliente de media (no como aquel parcial de estadística de primero) a lo largo de todo año.
Mi 3º de BUP fue en el curso 1987/88. En mayo del 88 nos visitó José Manuel Abascal, del que todos recordarán su bronce olímpico en el milqui en los Juegos de Los Ángeles 1984. Dio unas charlas en El Tomás, dentro de aquella dinámica de actividades denominada Olimpia 2000 y, medio en broma, medio en serio, nos invitó a entrenar con él al día siguiente. 
Y el caso es que fuimos unos cuantos jóvenes románticos para el sur. Cincuenta y pico kilómetros de guagua para abajo y otros tantos para volver a la capital. Estuvimos esperando en la recepción del hotel hasta que Abascal bajó a rodar y, mientras aquel buen hombre salía a correr con los otros chavales, a mí no se me ocurrió otra cosa, imagino que mosqueado por la tensa espera en el hall, que darme media vuelta e ir a marchar solo por el otro lado. También podrían haber traído a Llopart, ¿o no?.
 Hoy en día, aún sin entender exáctamente el porqué de muchas de las cosas que hago, me doy cuenta de que ya las hacía exactamente igual hace veintitantos años.
Bueno, he aquí un escueto resumen de mi paso por El Tomás, un tiempo de cuatro años fugaces que arrancaron con una solicitud de clemencia divina para aprobar religión y terminaron marchando con dignidad, ante la perpleja mirada del mejor atleta español de todos los tiempos que ante aquel juvenil arranque, imagino pensaría: "..y este chaval, ¿a qué cojones ha venido?"
Juventud, divino tesoro…menudas verbenas que se organizaban en el instituto por entonces.
 
 
 
 

viernes, 27 de septiembre de 2013

¿Qué hace un marchador cuando no está caminando?

 
Recibiendo el testigo de manos de Alejandro Martín Pérez, para hacer un cuatrocientos corriendo. Ni doble apoyo ni leches!
 Pues, como el título indica. ¿Qué hace un marchador cuando no está caminando?
 
En mi caso, muy pocas cosas, la verdad. He aquí algunas de ellas:
 
- Lanzar el disco de 1 kilo, en el año 84 y como infantil, diez metros y ochenta y dos centímetros más allá de la punta del pie.
 
- Saltar algo más de cuatro metros y medio en salto de longitud, también como infantil, en 1985.
 
- Correr el 600 metros en pista en 1´48" ó el mil en 3´30". Infantil en 1985.
 
- Hacer tres nulos en la altura inicial de 1,10 metros en salto....de altura. Infantil, 1985.
 
- Ganar un 300 metros lisos en pista, en ausencia de los buenos, en 1988 (cadete), a tiempo de 1 minuto en el cuatro cientos (45"8).
 
- Hacer un 400 metros vallas en 1992, como sub-23, en 1´10", el día que un buen amigo mío bajó por primera vez de la barrera del minuto (Pablo Moreno, 59"9).
 
- Hacer una competición de diez mil metros lisos de carrera en 37 minutillos, un sábado por la tarde, después de haber entrenado por la mañana. Sub-23 en 1992.
 
- Hacer la segunda posta del equipo del Esparta en el 4x400 metros del Campeonato Provincial de Las Palmas de 1.993.
 
 
 
 
 

domingo, 22 de septiembre de 2013

1920: La marcha en España y en los Juegos Olímpicos de Amberes.

En el año 1920 se celebraron los Juegos Olímpicos en Amberes y en ellos participó por primera vez un marchador español. El honor fue para Luis Meléndez.

A lo largo de aquel año, en las distintas pruebas de preparación olímpica celabradas en España, se fueron sucediendo destacados resultados como los del 16 de mayo, en Barcelona, donde Meléndez hizo 51´35"0 en 10.000mts pista.
 
El 27 de junio Meléndez logró, en San Sebastián, un crono de  15´04"2  en los 3.000 metros marcha en pista y, una semana antes, el día 20 en Lérida, había vencido en un 5.000 mts con 26´07"6.

En el Campeonato de Castilla, Santiago Prada venció con 27´34"8 en 5000 mts pista.

Gracias a esta trayectoria, Luis Meléndez se convirtió en el primer marchador olímpico español. Participó en Amberes en los 10.000 mts. marcha pista.

El 17 de agosto de 1920 salió en la segunda semifinal olímpica de esta distancia, clasificándose para la final con un crono de 53´53"6. Al día siguiente, en la final, Meléndez hubo de retirarse.
 
El Campeón Olímpico aquel año 1920 y sobre la distancia de 10 kilómetros en pista, fue el italiano Ugo Frigerio, con  48´06"2, seguido del americano Pearman con 49´40"8  y del inglés Gunn con 49´44"4.

Ugo Frigerio (Campeón Olímpico de los 10.000 metros marcha en Amberes 1920)

sábado, 14 de septiembre de 2013

La niñita que no le importaba a nadie.

El último domingo del próximo mes de octubre los franceses celebrarán en Corcieux, al noroeste del país, su Campeonato Nacional de 50 kilómetros marcha en ruta.

Al día de hoy, hay 34 marchadores clasificados para participar en el "Francia de 50 km." a través del camino de hacer la distancia en menos de 6h00´00" (hay también 25 clasificados más por hacer la distancia de 35 km. en menos de 3h.30´00").

Así, la lista de clasificados sobre 50 km., equivale al ranking nacional francés 2012/13 de la distancia, al día de hoy.


Y, al día de hoy, el ranking español del año cuenta con la presencia de 9 marchadores, sumando profesionales becados y amateurs-veteranos.

La marcha atlética española es esa niñita de seis años que está en el parque sola, sin padre ni madre ni nadie a quien le importe.

Una niñita a la que nadie cuidaba, nadie vestía ni calzaba. Una niñita que nadie alimentaba ni enseñaba. Un día se nos echó a perder y entonces, solo entonces, todos nos lamentábamos y mirábamos unos a otros, buscando culpa ajena y propia redención.

Por mi parte, nada que objetar.
 
 

jueves, 12 de septiembre de 2013

Segundo Fernández

Desde que empecé a viajar a la península a competiciones de carácter nacional, en la primavera del año 1990, el puesto que más he repetido ha sido el de segundo.
 
En los 10 kilómetros marcha en pista de las ligas de clubes siempre me cruzaba con algún internacional que, normalmente, refrendaba su condición de favorito. En esos casos, lo más a lo que podía aspirar uno era al segundo puesto. Algo parecido, para que nos entendamos, a lo que pasa hoy en día con Red Bull y los demás en la Fórmula-1.
 
Empezando por las fases autonómicas de los nacionales de clubes, ya me tocaba lidiar en Canarias con Basilio Labrador, en su etapa de profesional de la marcha atlética. Aquí se nos ve a los dos en una prueba disputada en La Laguna en el año 1996. (Dorsal 705: Labrador)
 
 
 
En el año 1990 fui segundo en dos ligas nacionales, sub-19 en Madrid y absoluto en un cuadrangular de Primera División disputado en Sevilla; en el 91 también ocupé ese puesto en varias ocasiones, tanto de sub-19, como de absoluto, en ligas de clubes y en el Torneo de Federaciones de segunda categoría. Si no era Francisco Abellán en los juniors, eran Ramilo, Fernando Vázquez y Alberto Pallarés en pruebas absolutas.
 
En el 92, más segundos puestos, por ejemplo en una liga que hicimos en Zaragoza y que clasifiqué detrás de Pallarés. Ese año también fui segundo en el nacional individual de pista cubierta sub-23 celebrado en Oviedo. Evidentemente detrás de otro internacional en la época: Arnau Fontanet. Y, aquí en casa, fui batido por el lagunero Jorge Déniz que, como no podía ser de otra manera, también ostentaba la condición de internacional sub-16 desde 1990.
 
Esta foto, cortesía de Alejandro Martín, es del Campeonato de España promesa de pista cubierta de aquel año 1992. Al mallorquín Fontanet, a la postre brillante vencedor, ni se le ve. Aquí estamos, luchando por el subcampeonato promesa, Roberto García en primer término, yo con la camisa blanca detrás, en tercer término aparece de color azul otro internacional sub-19, el vasco Jon Ander Caballero y, en cuarto lugar, en plena curva, el jienense Juan Porras, años más tarde participante en varias Copas del Mundo.
 
 
 
En el 93 más de lo mismo: también en Zaragoza y también contra el internacional Alberto Pallarés. Sí, segundo también.
 
En el 94 hice dúo de marchadores con Labrador, al fichar en el CEA-Tenerife. También nos cruzamos en ligas con muchos internacionales, entre ellos Porras defendiendo al CajaJaen.
 
En el 95 me tocó en suerte la liga en Toledo y contra Alejandro Cambil, también internacional. Otra vez segundo, aunque en esta foto aparezco el primero. Detrás, de blanco, Cambil y, en tercera posición, un habitual cincuentero, José Berlandino.
 
 
 
En el 96 las ligas nacionales tocaron en Oviedo y en San Sebastián. En la primera de ellas, como no, segundo detrás de César Rodríguez, que ya se pueden imaginar que era internacional por entonces.

En la segunda liga, la celebrada en San Sebastián, como mera excepción que confirma la regla, resulté vencedor, en ausencia de marchadores internacionales, todo hay que decirlo.
 
Aquí se me ve tirando. Cuando tocaba un internacional, mi estrategia era muy simple: buscar mi marca de la temporada. La de ellos también era simple: ganarme en el último kilómetro. Normalmente ambos objetivos se conseguían y yo volvía a Gran Canaria con mi mejor crono del año y sin laureles. Aquí Cesar esperaba el momento oportuno para lanzar un ataque definitivo.
 
 
Otra foto del mismo cuadrangular de ligas de clubes: Oviedo 1996, entre Isaac y César.
 

Y aquí, no había nadie en meta cuando llegué: San Sebastián 1996. Con el amigo Álvaro Fernández y su pelo largo, que me había invitado a comer en su casa en enero de aquel año, cuando marchamos en Moratalaz sobre 20 kilómetros, buscando la mínima para el nacional de 50 km. Todavía recuerdo el menú en casa de Álvaro.

 
 Y, ya que nombramos la distancia de los 50 kilómetros, aquí os muestro una de las pocas fotos que tengo de aquellas cuatro temporadas consecutivas (95-96-97-98) que, sumadas a la edición de 2004, dan como resultado mis únicas cinco participaciones en los nacionales absolutos de 50 km marcha hasta la fecha.
 
Aquí se me ve con ropa amarilla, junto a un integrante japonés del grupo de entrenamiento de Llopart y por detrás de Odriozola y Roberto Rodríguez, de blanco. Obviamente en ese tipo de pruebas nunca quedé segundo, ni tercero, ni cuarto, ni ná de ná. 50 kilómetros son los suficientes como para que un amateur no le de un susto a un profesional a jornada completa.
 
En diez kilómetros aún se disimulaban un poco los distintos status y roles.
 

 
Lo dicho, Segundo Fernández, pá servir a Dios y a usté!

martes, 10 de septiembre de 2013

hablar por hablar; pelotear por pelotear; escribir por escribir.

Anoche me desperté con el murmullo de la radio. Siempre me acuesto escuchando entretenidos debates de la actualidad política y económica. Calculo que no debo tardar más de cinco minutos en quedar dormido, pero ese ronroneo forma parte de mi modus operandi, consume poca luz y no molesta al vecino del 3º derecha, el del chihuahua.
 
Retomando el tema de mi necesario descanso nocturno, en decúbito supino, dicho técnicamente, cuando ya duermo de manera profunda, empiezan consecutivamente un programa de deportes y otro que se titula "hablar por hablar". En este último la locutora recibe llamadas de personas anónimas que cuentan sus actuales vivencias y penurias. Es de lo más variopinto y a mí me suele recordar, cuando me despierto por algún anuncio emitido a más decibelios de lo normal,  aquello de que "siempre hay alguien que está peor que uno", lamentablemente, todo sea dicho. Luego de unos minutos de debido desahogo, los oyentes, convertidos en protagonistas fugaces, son despedidos sin mucho paliativo. Uno tras otro, los van dejando con la palabra en la boca.
 
Anoche el programa fue distinto. Unos tíos estaban en Nueva York dando raquetazos a una docena de pelotas verdes que se las pelaban. A eso de la 01:33 hora insular canaria uno de ellos logró cerrar el partido y levantar no se que trofeo.
 
Horas más tarde, y quizás por aquello de haber interrumpido el sueño nocturno, aquí estoy escribiendo por escribir.
 
Hablar por hablar, pelotear por pelotear y escribir por escribir, no son más que cosas que hacemos últimamente muchos españolitos de manera casi automática, noqueados por no se que especie de arma de aniquilación masiva llamada depresión, que aún no ha merecido la atención del nobel de la paz Obama.
 
Bueno, cambiando absurda y diametralmente de tercio, para que no se me tache de esconderme detrás de una gorra y unas gafas, de manera permanente e indefinida, pongo por poner, esta foto para que se me identifique claramente.
 
Después de esto, atrás quedará el tópico de "ah, fíjate tú, no te ponía cara. ahora sí!".
 
Como diría cierto amigo mío, cómico de profesión y que también es marchador de esos que caminan en doble apoyo, "es, en momentos como éste, cuando uno debe dar la cara".
 
 

sábado, 7 de septiembre de 2013

Vuelta al cole. ¿Y ahora que hago yo?





Si uno está durante toda la tarde con este nuevo ocio virtual de nuestros tiempos, es normal que termine imaginando cosas. Por ejemplo lo que va a hacer en las próximas veinte semanas.
Que imaginación tenemos algunos. 

domingo, 25 de agosto de 2013

Aquel verano del 2013

Cercano ya el final del verano, hagámosle una reseña gráfica. No vaya a ser que esta noche me parta un rayo.

El último tango en Tenerife.

Una dura sesión de "playuqui"


Futbol Canario

viernes, 23 de agosto de 2013

Shhhhhh...!!!!!!!!!!!!!

Soy del Barça desde que tengo uso de razón. Pero, lo cortés no quita lo valiente. Desde que era un niño, si era el Madrid el que jugaba en Copa de Europa la tarde del miércoles, pues a animar a los blancos.
 
Pensando como marchador, uno valora el esfuerzo y la capacidad de trabajo hasta en aquellas actividades y deportes en los que no es tan habitual.
 
Cuentan que Petrovic se quedaba lanzando triples él solo después de los partidos, desde los tiempos de la Cibona de Zagreb.
 
También cuentan que el tenista Thomas Müster, se ponía a hacer abdominales cuando perdía un partido.
 
Y, de Raúl González, el delantero del Madrid que ganó 3 Copas de Europa, cuentan que en los entrenamientos, cuando pasaba a buen ritmo de carrera junto a sus compañeros que iban a puro trote cochinero, al doblarlos les decía "si por mi fuera ahora mismo os iríais todos a casa".
 
17 años de blanco merecen un respeto, hasta de un aficionado azulgrana.
 
Xavi, el medio centro sobre el que ha girado la historia moderna del futbol español, lleva 15 temporadas en el primer equipo. Saboreo cada partido suyo como si se fuese a retirar mañana.
 
Este tipo de jugadores llevan el futbol hasta su esencia: abajo, a ras de hierba, son once contra once, táctica, técnica y condición física. Lo demás no cuenta desde que el árbitro pita y pulsa el crono.
 
Las apuestas, la venta de camisetas, los noventa millones de euros en que se valora el traspaso del momento, los derechos televisivos y toda esa telaraña macroeconómica queda en segundo plano. El balón rueda.
 

 
 
En el partido de liga Barça-Madrid de 1999. Raúl mandó callar el Camp Nou al marcar el 2-2 definitivo.

miércoles, 14 de agosto de 2013

"manises, papas, pipas, bocadillooooosss....!!!"

Con doce años me surgió la oportunidad de trabajar en el viejo Estadio Insular vendiendo bocadillos.

Recuerdo que teníamos que ir cinco o seis horas antes de que empezase y, en los pasillos y habitaciones que había debajo de las gradas, preparábamos todo para venderlo después.

Cortando panes y panes, contados por centenas. Llenando los sacos de paquetes de papas fritas, de manises y de pipas, cuando te dabas cuenta ya empezaba a entrar la gente en la grada.

Ahora que lo pienso, este fue el inocente comienzo de mi, por entonces, prometedora carrera delictiva.
 
Por aquel trabajo cobraba unas 3.000 pesetas cada quince días, coincidiendo con los sábados en que Las Palmas jugaba en casa. No estaba dado de alta en la Seguridad Social y no me retenían a cuenta del I.R.P.F.

Vamos, para entendernos, que no descarto salir en las anotaciones de la supuesta contabilidad B del partido popular, esa que va camino de convertirse en un documento de mayor valor que cualquier incunable.

Años más tarde ya cambié de status social y pasé de vendedor a espectador. Entraba a los partidos con mi pase de la sección de atletismo de la Unión Deportiva. Asiento en la curva alta, como Dios manda.

Qué tiempos aquellos, delinquiendo y disfrutando de un futbol de alta escuela!

 Foto del Estadio Insular a mitad de los años 80

Futbol de alta escuela


martes, 13 de agosto de 2013

Un dos en uno: Campeonatos de España de 50 kilómetros marcha de los años 1967 y 1968


http://www.youtube.com/watch?v=i9SwHPQA5GU&feature=player_embedded

Por gentileza de Joaquín Martín, dorsal 6 de los participantes en el reportaje del año 67, y de Bernardo José, que ha montado y dado forma a este video, añadiendo el siguiente año, el 68.
 
Este video ya está en el blog de Bernardo, correr es de cobardes. Aún así no me he podido resistir a enlazarlo aquí también. Entiéndase la manía como una mera cuestión de respeto y pleitesía hacia los últimos marchadores puros, espejo en el que aún hoy en día, casi 50 años más tarde, yo me sigo mirando cada mañana.

domingo, 11 de agosto de 2013

Campeonato de España de 50 kilómetros MARCHA en ruta del año 1967

Por cortesía de Joaquín Martín, que es uno de los protagonistas de este video, os enlazo un reportaje del Campeonato de España de 50 kilómetros marcha en ruta del año 1967.

A partir del minuto 4:15" aproximadamente.

La antítesis del bochornoso espectáculo de esta tarde en Moscú:
http://www.rtve.es/filmoteca/no-do/not-1267/1486913/

En dos palabras: Es-pectacular!!!!!!!

Hay que reconocer que este nuevo modelo de ridículo desplazamiento corriendo con la pierna recta, que usan los profesionales de la marcha atlética en formato olímpico, tiene su intríngulis.

El seguimiento de las tarjetas, de la ruleta rusa, hoy moscovita para más inri, es espectacular: ¿a quién dejarán terminar hoy?. ¿Llegarán a descalificar a ese tío que lleva corriendo ya desde el calentamiento?. ¿Cómo irán vestidos los jueces, verdaderos protagonistas?.

Es todo fantástico. Más emocionante que el mismísimo 100 ó la última recta del milqui.
 
Y los comentarios de nuestra televisión pública. Qué comentarios!. Menudo alucine!.
 
Con un poco de suerte, ninguno de los que me conoce lo ha visto.

Lo que yo practico es otra cosa coño. Es caminar a toda ostia. Esto es correr flojillo, como a trote suave. Dicho queda. Tengamos la fiesta en paz mañana, que ya bastante tengo con madrugar para ir al curro, como para que encima me estén tocando los cojones.

- Pepe, ¿viste la marcha ayer?
- ¿Marcha, qué marcha..?

 
 
 

miércoles, 7 de agosto de 2013

Moby Dick

Moby Dick, se rodó parcialmente en la bahía de Las Palmas de Gran Canaria, en la navidad del año 1954.
 
Cuentan que John Huston, Gregory Peck y Orson Wells se dieron sus buenos paseos por la Playa de Las Canteras y por Triana.
 
En esta foto de aquel mismo año 1954, cortesía del Facebook "Las Palmas ayer y hoy", se puede ver a Gregory Peck haciendo el saque de honor en el Estadio Insular de Las Palmas de Gran Canaria, donde jugaba el primer once que hizo tiqui-taca con la pelota en los pies, la "Unión Deportiva".
 
Su característica barba del Capitán Ahab no era de quita y pon. A las pruebas me remito.

lunes, 5 de agosto de 2013

Lolita Pluma

En "Catalina Park", el agüimense Orlando Hernández, en una laboriosa disección de los usos, costumbres y gentes del Parque de Santa Catalina, allá por la mitad de los años 70, dice de ella: Lolita Pluma pasa. Un arco iris de un solo color, de un arrebujo de color cada día invade desde el Parque hasta el final de Ripoche, haciendo estación a cada dos pasos en bares y esquinas, porque cuando ella se acerca todas las miradas y los requiebros la siguen..."


Foto de Lolita Pluma a principios de los años 80. Cortesía del perfil de Facebook "Las Palmas Ayer y Hoy".
 
Quizás mañana suba a la Plaza, lleve "Catalina Park" y continúe con su lectura en una de las mesas de la Tartería de Agüímes, de mi amigo "Jose el del Barça". Me he quedado intrigado por saber como acaba la trifulca que llevaban camino de montar, en El Dátil, La Dama de Elche y La Mística por aquel marinerito que a ambos se les antojó.




domingo, 28 de julio de 2013

en verano, cosas distintas...

Pongamos, por ejemplo, esta semana:
 
Lunes, miércoles, jueves, viernes y sábado: marcha en carretera, entre 11 y 14 kilómetros, dependiendo del día.
 
Martes y Domingo: circuitos de gimnasia. Sesiones de una hora, con cosillas como las que hacen estos bichos de aquí abajo. 15´minutos de calentamiento (correr hacia delante, hacia atrás, lateral, correr cruzando piernas y movimientos similares) + el circuito gimnástico propiamente dicho: 25 estaciones sin recuperación intermedia, incluyendo trabajo con pesas y mancuernas.
 
El primer circuito que hice fue este pasado martes. El miércoles no me dolía nada y pensé que había hecho una pifia de entreno. El jueves y el viernes ya sentía que tenía músculos en cualquier lado de las piernas.
 
Y todo ello en veinte metros cuadrados escasos. Me ha gustado. Repetiré.
 
 

sábado, 27 de julio de 2013

Yohan ó Manu? ...Manu, por supuesto!

Uno de ellos es un atleta mediático. De esos que, actualmente, forman parte de la decena de mejores especialistas del mundo en pruebas de 50 kilómetros. Ha sido Campeón de Europa y tiene el Record del Mundo de los 50.000 metros marcha en pista con un tiempo de 3 horas y 35 minutos.
 
El otro es uno más en cuanto a sus marcas. Un veterano amateur que sobrepasa las dos horas en los 20 kilómetros marcha. Un marchador que siempre anda rodeado de tías y recorriendo el planeta de competición en competición.
 
Intentando buscar alguna similitud entre ambos, se me acaba de ocurrir que los dos son franceses.
 
Qué con quién saldría a rodar mañana domingo?. Con Manu coño, que para algo es marchador.

.
Diniz, en su record mundial de los 50.000 metros marcha en pista


Manu Tardi, en el Campeonato de Europa de veteranos en ruta de 2013

viernes, 26 de julio de 2013

Ken Matthews, campeón olímpico de los 20 kilómetros de caminata rápida en Tokyo 1964

No se el motivo, pero cada verano me da por mirar hacia atrás y buscar, entre la media docena de libros con estadísticas históricas de la marcha atlética clásica, las marcas de aquellos campeones de la era en blanco y negro.
 
Me he topado por ahí con una foto de Ken Matthews. Entre 1961 y 1964 fue, sin discusión, el mejor marchador del mundo sobre la distancia de los 20 kilómetros.
 
1961 Campeón de la Copa Lugano (Copa del Mundo) en los 20 km marcha  con 1h.30:54 (Lugano)
1962 Campeón de Europa de los 20 km marcha en ruta con 1h.35:55 (Belgrado)
1963 Campeón de la Copa Lugano (Copa del Mundo) en los 20 km marcha con 1h.30:10 (Varese)1964 Campeón Olímpico de los 20 km marcha en ruta con 1h.29:34 (Tokyo)
 
 
 
Marcas creíbles. Estilo intachable de caminata rápida. Campeón Olímpico.


miércoles, 24 de julio de 2013

No todos los records personales se hacen con un dorsal en el pecho.



Foto de un Campeonato de Gran Canaria de marcha en ruta celebrado en 1995 en Santa Lucía. En una cuerda de 365 metros junto a lo que hoy en día es el Ateneo Municipal. Un 10 km. en ruta.
Como aquí no llevo gafas ni gorra, decir que soy el irreconocible dorsal 769.
 
Por entonces preparaba en solitario mi debut en la categoría senior, con 23 años recién cumplidos y, por ende, iba a disputar mi primer 50 kilómetros.
 
Aquel Campeonato de España fue en Palma de Mallorca. Estos días, mientras tiraba cosas y más cosas, de esas que uno tiene en los cajones sin saber que las tiene, me encontré unos apuntes con el record de kilómetros en una semana de aquel periodo previo al Nacional.
 
No me extraña que llegase lesionado al campeonato: 185 kilómetros en una semana, trabajando mañana y tarde son, realmente, muchos kilómetros. Más allá de la cordura.

Me retiré en el kilómetro 32, aunque me dio tiempo de pasar el km 30 en 2 horas y 38 minutos.
 
185 kilómetros. Hoy en día necesito, en el mejor de los casos, dos semanas justas para acumularlos.